Maternidad

Las vacaciones de verano no son vacaciones

31 julio, 2019

Quiero morir, y me queda todavía un mes y medio, 24h con mis adorables hijxs. Tengo suerte de poder tenerlos conmigo, pero no es por decisión propia si no, por incapacidad laboral. Y no es que no quiera estar con ellxs en vacaciones de verano, son mis hijxs y los amo mas que nadie, pero seamos sincerxs, te acabas tirando de los pelos…

Vale, los primero meses de julio tira que te va. El colegio pone a disposición de las familias un casal de verano, que por más de la mitad de tu sueldo, puedes apuntarlxs para que hagan actividades divertidas mientras te quedas en casa llorando porque tienes que decidir entre irte de vacaciones o dejarte el sueldo en el esplai.

Cuando éste acaba, tengo casi dos meses maravillosos por delante para disfrutar de ellxs. Y los disfrutaría, de verdad, no es que no quiera, pero en mi caso, es desesperante, teniendo en cuenta que estoy SOLA con los dos y sin vehículo...

Empezando por la mañana… Tienen el horario del colegio cogido y en mi casa suena la trompeta a las ocho de la mañana, joder a las ocho!!! ¿Buena hora?

Contando que, por las noches duermo una media de seis horas de las cuales solo dos son seguidas por los despertares varios con motivos totalmente justificados como:

  • Tengo pipi
  • Tengo sed
  • Hay una mosca
  • Tengo un moco
  • Me pica el dedo gordo del pie
  • Ente otros…

Sin contar mis propios despertares por motivos obvios por la enfermedad como el dolor, el engarrotamiento de las extremidades, las malas digestiones y el calor este caribeño que la verdad, no ayuda.

Cuando ellxs se despiertan, yo soy una mezcla de zombie y Hulk, con la paciencia en el -5 y con una fatiga considerable. Intento persuadirlxs con frases estratégicas de mala madre tales como:

  • Nooooo, un ratito más
  • ¿Jugamos a ver quien se duerme antes?
  • Si te duermes otro ratito te doy galletas
  • Vuelve a tu cama, si te duermes te dejo elegir postre

Lo sé, es caer muy bajo, pero es supervivencia. Si a las ochos de la mañana siento que tengo el cuerpo a 50%, a las cinco de la tare no valgo para nada. Y aun teniendo cansancio extremo, me quedan más de 12 horas por delante con dos niñxs que parece que desayunen cinco Red Bulls… Creo que algún día me los voy a encontrar tal que así…

Hago un esfuerzo e intentamos hacer algo por la mañanas, pero claro, por lo menos aquí, no tenemos muchas opciones (los parque son mi última opción) a parte de no tener sombra ( y creo que aun que los hubiese seguirían siendo mi última opción).

Tener un niño de cinco años y otra de dos y bajarlos al parque debería estar contemplado en el seguro de vida de la madre o el padre. He desarrollado la capacidad de mover los ojos mas rápido y con mas rotación que un camaleón. El ojo izquierdo lo uso para tener vigilado al niño y el derecho para la niña.

Mi hijo mayor se considera independiente y cree que puede campar a sus anchas por el parque y alrededores, y me lo hace saber repitiendo constantemente: -“Mamá, ¡que tengo cinco años!” Pero te lo dice con un movimiento de manos y una mueca que en realidad me está diciendo: -¿Eres tonta o qué? ¿No ves que me valgo por mi mismo?- Seguido escucho una voz en mi interior que me dice:- Dame paciencia porque como me des fuerza reviento el parque-.

La niña mientras busca la manera mas eficaz de matarse, ya sea comiendo piedras, bajando el tobogán de pie, pasando por mitad de los columpio en movimiento…Vaya, que a mi bajar al parque no me parece una opción si quiero mantener mi tensión al margen. Y lo mismo pasa con la piscina, y los parques estos horribles de bolas que parecen los juego del hambre.

Así que no me juzgo ni me esfuerzo más de mi limite. Si no salimos por la mañana pues ya saldremos por la tarde cuando tenga refuerzos. También tiramos de abuelos de vez en cuando, que oye, yo también necesito divertirme y pasarlo bien en formato adultx.

Estando sola con los dos, al 50% de batería y siendo ellxs tan pequeños , las vacaciones de verano se están convirtiendo en el infierno del verano.

Me consuelo cada día diciéndome a mi misma: -Venga nena, ya queda menos para irte una semanita a descansar con tu familia por el módico precio de las pagas dobles…

Yo creo que éste es el momento mas agotador tanto emocional como físico de mi maternidad. Sé que no durará mucho, pero aun que mis hijxs no se lleven mucho tiempo, están en momentos diferentes de juego, de rutinas, de preferencias y yo estoy en un momento que no puedo con todo.

Creo que las vacaciones en realidad son cuando ellxs tienen cole, definitivamente.

Si no tenéis noticias mías estos días por las redes sociales, llamad al 112, gracias.

Atentamente,

Una madre rara, desesperada, agotada y en crisis.

¡Sígueme en la redes sociales y no te pierdas nada raro!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply