Crónicas

Somos el recuerdo que dejamos

13 marzo, 2019

He tenido que verme en esta situación para darme cuenta de muchas cosas, cosas que he estado haciendo mal durante mucho tiempo. Cosas que quizá la edad te enseñe mas adelante, pero que yo he tenido que aprender de golpe para vivir en paz conmigo misma. Mi cambio de actitud en la manera de comunicarme con las personas ha sido uno de mis grandes logros. Antes, cuando llegaba un evento especial con la familia o amigxs al que debía asistir por compromiso, pero la gente que acudía no era de mi agrado por el motivo que fuese, las conversaciones eran desagradables y mi predisposición era de lo más hostil. Iba cabreada y con ganas de irme cuando aun no había llegado.

Recuerdo que machacaba a mi marido unos días antes, sacando cualquier excusa para marcharnos y ponía problemas donde no los había. Lo único que conseguía era crear un ambiente negativo y lo más y probablemente provocar una discusión post-evento que iba a ser de traca de feria. Además, los días siguientes seguía de mal humor y probablemente, sin hablarme con Albert. Llegó un momento en el que pensé ¿Merece la pena? Algo estaba claro, debía asistir sí o sí al evento porque era un compromiso que no podía negar.

Yo notaba que cuando entraba por la puerta, el ambiente cambiaba, la gente dejaba de sonreír y cambiaban el tema de conversación. Estaba generando malos recuerdos en todas esas personas que estaban allí, que no querían que yo estuviese, pero que debían invitarme por compromiso. ¿Así quieres que te recuerden? ¿Como la estúpida que jode todas sus celebraciones?

La verdad que debe ser muy incómodo querer celebrar algo importante para ti y tener que invitar a alguien que te amarga la vida…

“Lo único que somos y seremos es el recuerdo que dejamos en las personas”

Cuando vi que era una persona non grata en según que situaciones, me di cuenta que devolver la hostilidad no servía de nada, solo creaba mas incomodidad. Decidí dar un cambio de actitud sin importar el motivo por el cual esa persona no me agradase, y para mi sorpresa, un simple cóctel de empatía +sonrisa+ amabilidad, cambió todas mis situaciones sociales a mejor. Dejé de juzgar, de hacer preguntas incómodas, de dar soluciones innecesarias y de quitar importancia a lo que me contaban. La actitud de la otra persona variará según nuestro comportamientos. Pongamos un ejemplo en algunas situaciones:

Cuando compartían conmigo una situación de tristeza siempre contaba algo mas grave que me había sucedido. No entendía que solo debía escuchar y empatizar.

El gato gris no te da una torta porque no puede, porque te la mereces. ¿Es en realidad esta arrogancia lo que quieres que se lleve de ti? Probemos a ser más empáticos:

Nos encanta hacer saber a los demás que en su caso, tendríamos al situación bajo control. Y es que está en nuestra naturaleza querer ser el gallo en el gallinero y el muerto en el entierro. Pero tal y como expresa la viñeta, la persona te cuenta su problema para ser escuchada y comprendida.

Quitar importancia, juzgar y dar soluciones.

Es probable que a ti no te parezca tan grave el asunto, pero la persona que tiene el problema si lo considera, y eso es lo único que importa. Probemos con una actitud diferente en la misma situación:

Hagamos reflexión, quizá me dirás que no es tan fácil como lo pinto o que no eres una persona hipócrita.Que no vas a actuar así después de todo y que esa persona te ha hecho mucho daño y no se merece tu mejor versión.

¿Alguna vez le has preguntado porque se comportan así? Quizá tenga sus motivos, quizá piense lo mismo de ti, que eres injustx e incluso mala persona. ¿Tu lo crees? ¿Crees que eres injustxo mala persona? Empieza por intentar comprender porque lo consideran…Quizá haya algo que no estés haciendo bien. Dicen que el dinero llama al dinero, os aseguro que con las sonrisas y la amabilidad pasa lo mismo.

Sígueme en la redes sociales y no te pierdas nada raro!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply